¿Cómo conquistar a tu próximo inversor?

Las mejores prácticas para conquistar a un inversor

Una reunión con un posible inversor suele ser un momento como mínimo inquietante, sobre todo porque sabemos la importancia que esto implica: a mayor financiamiento, mayor presupuesto y, a mayor presupuesto, mayores posibilidades de llevar tu idea al mercado de manera exitosa. Algunos tips para preparar una presentación convincente que “seduzca” a tu próximo inversor.

¿Sos capaz de cambiar el mundo?

No extraña que el financiamiento sea un tema que obsesione a más de uno. Esto no implica que no debas parar la pelota y pensar: “¿Cómo debo plantarme ante un posible inversor?“ ¡Sabemos que tenés mucho para dar! Si confiás en tu idea y te creés capaz de cambiar el mundo, podés estar tranquilo: ya tenés a mano la primera carta.

Sin ser determinante, el aspecto emocional debe decir presente. Transmití el ADN de tu marca: tus valores, cuánto creés en tu equipo y, por sobre todas las cosas, por qué sos capaz de cambiar el mundo. No hay nada más poderoso que una misión innovadora y desafiante. Si el inversor se identifica con ella, tendrás gran parte del partido ganado.

Todo empieza con un por qué 

Simon Sinek nos enseña que los clientes no compran lo que hacés, sino por qué lo hacés. Es este “por qué” el que nos inspira, el que inspira a otros y el que une a personas y empresas que, además de ser exitosas, repiten su éxito sistemáticamente. Lo mismo deberás transmitirle a tu inversor.

Leer este libro te será de gran ayuda de cara a este momento cúlmine, tanto así como otras lecturas presentes en esta nota.

Te invitamos a que te deleites con la Charla TED de Simon Sinek, nada menos que la más vista de toda la historia:


Recordá, los inversores aman los números

Ya dejando lo emocional de lado, llegó el momento de poner los números sobre la mesa. “Lo que no se mide no existe”, dijo un sabio alguna vez. Esto es justamente lo que deberás presentar: RESULTADOS. Lo emocional sólo tomará forma si le damos paso a lo racional, a lo numérico. Y sí, los inversores aman los números.

Lejos de conformarse con que seas capaz de cambiar el mundo, el inversor espera que ya lo estés haciendo. Buscará que presentes una idea ya “validada”, y esto implica exhibir cifras de facturación, cantidad de clientes/usuarios, indicadores de crecimiento, etc. En fin, exhibí resultados tangibles, aquellos que demuestren que, lejos de limitarte a pronósticos, ya estás “haciendo”.

Nos sos una buena opción, ¡Sos la mejor opción!

Otra consigna será mostrar tu valor diferencial, ese elemento que te hace distinto a los demás, aquel que responde a la pregunta: “¿Por qué un inversor habría de invertir en mi emprendimiento y no en otro?”. No basta con presentarte como una buena opción, menos aún como una opción más. Recordá: ¡Sos la mejor opción del mercado!

Hay un aspecto puntual que el inversor buscará de tu emprendimiento: RENTABILIDAD. De por sí sabe que se trata de una inversión “de riesgo”, naturalmente al ser una empresa joven. Siempre con la compañía de los números (le darán entidad a todo lo que decís o exponés), demostrá que te encontrás dentro del selecto grupo de startups “altamente rentables”.

Foco en el cliente

Vivimos en la “era del cliente”. Es el mismo cliente el que te venera y te volvería a elegir si ofrecés un gran producto/servicio, y el que “no te perdona” en las redes sociales si su experiencia no fue agradable. Es él/ella el que está informado y súper instruido, y el que elige dentro del abanico de opciones. Hay un elemento que te hará distinto de cara a los clientes e inversores: la experiencia que seas capaz de ofrecer.

En ese aspecto, tendrás que pensar en el inversor como si fuese un cliente más. Hacé hincapié en los enormes beneficios de elegir tu producto/servicio, pero también en cómo te gustaría que el cliente te recuerde (buena experiencia = usuario te recordará y te volverá a elegir). Recordá: ningún inversor invertiría en un producto que él mismo no compraría.

De paso, podés leer algunos tips para “fidelizar” a tus clientes, lo que también podrá ayudarte a “fidelizar” inversores.

El financiamiento no es lo más importante…

Tu idea, tu misión, tus resultados y el modelo de negocio que puedas exponer serán de suma importancia para obtener el financiamiento que tanto necesitás, ese que pareciera ser el mismísimo aire para respirar. Pero recordá: ¡El financiamiento no es lo más importante! Si bien potenciará todo el resto, el “éxito” de tu startup deberá apoyarse en otros cimientos.

Un estudio llevado a cabo por Bill Gross, director de IdeaLab, determinó los “5 factores de éxito” de un startup. Te interesará conocerlos: el Timing -el cual mide la “puntualidad” de tu producto/servicio ante las necesidades coyunturales actuales-, el equipo, la idea, el modelo de negocio y, por último, la inversión.

Estos 5 indicadores fueron desarrollados por el propio Bill Gross en una Charla Ted para ver una y otra vez:


De nada sirve el financiamiento si no existe una idea y una misión que marquen la diferencia, menos aún si no hay un equipo de trabajo capacitado y que comparta tus valores.

Ahora, si los hay, y si encima conseguís financiamiento, ¡Serás invencible!

Autor: Nicolas Scannone

¿Te gustó la nota?

Seguinos en Facebook, Twitter, LinkedIn y Youtube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.