5 datos sobre Estonia, nación digital y cuna de emprendedores

Conocé todo sobre Estonia, el único país del mundo 100% digitalizado

¿Te imaginás un país en donde el internet sea un derecho, el 99% de sus trámites sean digitales y exista una “residencia virtual”? Un pequeño país europeo, que a duras penas supera el millón de habitantes, tiene la dicha de serlo. Estonia es considerado el primer país 100% digitalizado y, además, es una de las grandes cunas de startups y emprendedores de la actualidad ¡Conocelo e inspirate con esta nota!

 

Una nación joven que se hizo a los golpes

Como casi todas las naciones europeas que hoy gozan de un presente socioeconómico estable, Estonia se hizo a los golpes. Hasta acá nada nuevo. Distinto es si te decimos que hablamos de un país que no lleva ni 30 años de independencia. Todo fue muy repentino y acelerado desde su independencia de la Unión Soviética en 1991, cuando el país quedó devastado en todo aspecto ¿La clave? Conciencia global y confianza para, los escasos recursos que había, utilizarlos para un fin muy concreto: el bienestar de su gente.

Así fue como de una necesidad empezó a gestarse la primera nación 100% digital de planeta, nunca pensada de esa manera en un principio. El pueblo confió ciegamente en los gobernantes de turno, quienes sentaron las bases de esta nueva Estonia: trabajo, educación, transparencia y, el gran protagonista, ¡La innovación!

¿Con qué te encontrás cuando llegás a Estonia? Tallinn, la capital que hace poco estuvo en boca de todos por albergar la supercopa europea de fútbol, te recibe con todo lo autóctono y coqueto propio de un país báltico. Los castillos y las calles adoquinadas dicen presente, haciéndote sentir en pleno medioevo y, a la vez, te alucinarán sus impresionantes construcciones modernas, casi futuristas.

¡Bienvenidos al primer país 100% digital!

 

Residencia virtual

Más que un estado, Estonia es el primer e-estado del planeta. Perfectamente podría llamarse e-stonia. La definición es muchísimo más que un simple juego de palabras. Esta e-residencia, llamada oficialmente de esta manera, le abre las puertas a cualquier ciudadano del mundo a convertirse en “residente virtual” de Estonia. Sus requisitos son muy accesibles y, si bien no otorga ciudadanía oficial, les permite a estos “e-residentes” iniciar su propio negocio con base en el territorio de Estonia.

¿El objetivo de esta medida? Romper fronteras y que personas de todo el mundo contribuyan a la economía del país con nuevos emprendimientos e ideas innovadoras. No por nada Estonia se consolida como meca del emprendedurismo y una de las naciones con más startups. Ampliaremos este concepto luego…

 

Internet, un derecho humano

El hecho de que haya Wi FI gratuito en todo su territorio es solo un dato figurativo. Hace rato que el internet dejó de ser un privilegio en un país como Estonia. Sí, ¡El internet es un derecho para cualquier ciudadano de este país! Prácticamente todo -y no exageramos- se hace en internet. El 99% de sus trámites se realizan en línea ¿Problemas de conexión? ¡Nada de eso! El sector privado está obligado a proveerle internet a toda la población, siendo este un “derecho humano básico”.

Las elecciones con voto electrónico es otra de las “locuras” que, en un país como Estonia, se vuelven realidad. Una gran parte de la población -algo así como el 30%- vota sin moverse desde su casa, ¡Y hasta pueden hacerlo desde su celular! Los ciudadanos acceden a todos estos servicios gracias a unas tarjeta identificatoria que tiene un chip y un código, algo así como el DNI de allá que se le entrega a todo ciudadano al nacer.

 

“Tierra fértil” para startups y emprendedores

Imposible no mencionar el caso de Skype, la célebre app de comunicaciones que, aunque quizás no lo sabías, dio a luz en Estonia. La app de remesas Transferwise es otro emblemático ejemplo de emprendimiento techie fruto del ingenio estonio. El mundo ya mira a esta pequeña nación como un “terreno fértil” para iniciarse y prosperar con su negocio. Con la posibilidad latente de transformarse en “ciudadanos digitales” y de emprender libremente en este país, ¡Lo bien que hacen! Estonia ya es, al igual que Silicon Valley y la sorprendente Israel, una de las startup nations más importantes del mundo.

¿Qué más transforma a Estonia en un epicentro mundial de la innovación? Todo parte desde la educación, la cual también está “digitalizada”. La programación es una materia obligatoria y una parte fundamental del plan de estudio en las escuelas, ¡Y se estudia desde primer grado! Robótica, ciberseguridad, drones y realidad aumentada son otras disciplinas a las que los niños tienen acceso. Si emprender e innovar se puede enseñar, claramente Estonia nos muestra el camino.

 

Transparencia y seguridad

Estonia es líder mundial en ciberseguridad. Todos los datos están seguros y protegidos con la tecnología blockchain, un sistema muy reconocido por su complejidad y por ser muy difícil de hackear. El estado debe ajustarse a una máxima: “Te puedo pedir la información una sola vez, dos veces no”. La transparencia es otro de sus grandes pilares como nación, siendo la gestión pública un derecho y un servicio al que puede acceder cualquier ciudadano. La gente puede seguir en línea y en tiempo real, por ejemplo, todos los gastos que realiza el estado.

 

¿Será Estonia un caso aislado, o marcará un rumbo para otras naciones?¿Servirá de inspiración para nuestro país? Preguntas que solo el tiempo va a saber responder.

 

En tanto, ¡Esperamos que a vos te haya servido de inspiración!

 

Autor: Nicolas Scannone

(Twitter: @nicoscannone)

 

¿Te gustó la nota?

Seguinos en Facebook, Twitter, LinkedIn y Youtube

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.