¡Seguí estos tips e impulsá la creatividad en tu startup!

Innovar no es un trabajo que se haga de a uno: ¡Impulás la creatividad de tu startup!

Un startup creativo es prácticamente sinónimo de un startup exitoso. Lograr que cada uno de sus miembros aporte sus propias ideas resulta un valor esencial para romper esquemas y empezar a dar que hablar. Con que uno solo lo haga, ¡No alcanza! No será una cuestión innata o azarosa, sino que hay formas de construir este espacio. Seguí estos consejos y convertí tu startup en una máquina de generar ideas innovadoras.

 

Todo comienza desde la palabra

Hacer relucir tu rol de líder será el gran puntapié inicial para la construcción de un startup creativo. Nadie es creativo si no está motivado, y mucho menos si no se siente importante o percibe que no tiene el espacio o el lugar para serlo. No te canses de hacerles saber a tus empleados cuán importantes son dentro de la empresa, y cuán valiosas y necesarias son sus ideas para el negocio. El mensaje a recalcar debe ser el siguiente: ¡Cambiar el mundo es algo que se construye entre todos!

 

Espacio para pensar

Las ideas no aparecen necesariamente cuando las llamamos o cuando deseamos que aparezcan. A veces simplemente nacen porque nacen, de alguna forma “porque ellas quieren”, ¡O vaya a saber uno por qué! No por nada se suele decir que la creatividad es “caprichosa”. Lo que sí podemos asegurar es que, si nos encasillamos únicamente en nuestra rutina, no les estaremos dando lugar a estas ideas para que surjan y tomen vuelo. Será cuestión de parar la pelota y simplemente pensar.

¿Alguna vez escuchaste hablar de la regla de las 5 horas? Tiene que ver con un espacio semanal dedicado pura y exclusivamente a huir de todo y reflexionar, leer, capacitarse, etc. La creatividad se puede trabajar. Google, por ejemplo, permite que sus empleados destinen el 20% de su tiempo en invenciones y nuevos proyectos. AOL es otra de las empresas que hace mucho hincapié en esta práctica ¿Por qué no pensar en una modalidad similar para tu empresa?

 

¿Se te ocurrió algo nuevo? ¡Anotalo antes de que se te escape!

Si una idea nueva llega a tu mente, tu tarea será “atraparla” y anotarla rápidamente antes de que esta se te escape. En este tipo de casos, se recomienda que sea en un papel. Lejos de reducirse sólo a tu actividad laboral, es clave que este ejercicio sea 24×7 ¿Por qué te creés que las mentes más brillantes duermen con un cuadernillo al lado de la cama? A veces las mejores ideas llegan por la noche o, como decíamos antes, cuando menos las esperás. La cuestión es simple: ¡Capturalas antes de que sea demasiado tarde!

¿Llegó el momento de llevar a cabo esa idea? No tan rápido… Un buen tip es dejar estas ideas “reposando” durante un par de semanas. Culminado ese tiempo, cuando vuelvas a leer ese papelito, contemplarás la idea desde un punto de vista más racional, ya lejos del fervor del primer momento. Allí es cuando descubrirás si la idea es realmente aplicable o si fue un delirio momentáneo.

 

Generá un “desorden ordenado”

Alguna vez Einstein nos enseño que un escritorio desordenado revela una actitud más creativa. Algo similar sucede con una oficina o un ámbito de trabajo. Sin la necesidad de que sea un total desorden, fomentar que exista movimiento e interacción entre los distintos miembros dará a luz grandes resultados. Este “desorden” es una muy buena forma de generar sinergia entre posturas muy diversas entre sí, enriqueciéndose e inspirándose unas con otras.

La ley primera es que cualquiera esté abierto a opinar y poner “en crisis” (que se entienda el término) el trabajo del otro. Al fin y al cabo, ¿Quién dijo que la creatividad surge estando en soledad? La modalidad “open office” (oficina abierta), tan típica en startups, es un muy buen ámbito para que esta magia surja. Creenos, la inspiración puede estar mucho más cerca de lo que vos pensás.

 

Dinámicas grupales para tu startup

Hay diversas dinámicas grupales que podés desarrollar para promover la creatividad en tu empresa. Una de ellas -un clásico- es el brainstorming. Este ejercicio grupal consiste en la elaboración libre de nuevas ideas en base a una temática/problema específico. Existen varios formatos de brainstorming. Una buena forma de implementarlo es con los distintos participantes pegando post it en un pizarrón, cada uno presentando -de manera informal- esa idea y luego hallando conclusiones finales en grupo.

Otra -más controvertida y extensa- es la hackathon. Puede durar un día, un fin de semana y hasta una semana completa. Consiste en la reunión en grupos durante un período de tiempo determinado, en la que cada uno deberá desarrollar una solución/invento que responda a una consigna específica. El evento es muy común en el ámbito de la tecnología y la innovación ¿Te imaginás implementandolo en tu startup?

 

Y cerramos con otra muy linda enseñanza de Einstein, la cual nos viene como anillo al dedo: “Si buscás resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

 

Vos y tu startup, ¿Están preparados para aventurarse hacia “lo distinto”?

 

La invitación está hecha: ¡Dejá volar tu creatividad!

 

Autor: Nicolas Scannone

(Twitter: @nicoscannone)

 

¿Te gustó la nota?

Seguinos en Facebook, Twitter, LinkedIn y Youtube

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.